DebatiendoCuba
Buscas debates, al duro y sin guante? llegaste al lugar adecuado...te invito a inscribirte..

Fragmentos de literatura erótica

Ir abajo

Fragmentos de literatura erótica Empty Fragmentos de literatura erótica

Mensaje por Dalton77 el Lun Ago 10, 2009 12:53 pm

A Juan de
pronto y mientras mira a Lisa en aquel topado “furgón” de pasajeros, piensa, le
voy a hacer un poema, y junto a el una declaración de Amor. De momento se
alegra… ¿Por qué diablos no se me ocurro antes piensa?.... dándose disimuladamente
un golpe en la cabeza.


Para Juan,
hoy se trata de inspirarse tanto en un bello poema acorde a la cultura lectora
de Lisa, dado que él sabe que ella es una gran lectora, como explicarla su amor
con palabras sencilla limpias y convincentes.


Puede
parecer fácil, pero no lo es. Para un Joven acostumbrado a ser el centro
del”universo” a acostumbrado a que ninguna mujer se le resista, y sobro a todo
ver a la mujer como un símbolo erótico no es fácil convertirse en poeta y en
sincero romántico.


De todos
modos debe de intentarlo. Debe de salir de la incertidumbre, debe de saber que
piensa Lisa de él.


Hay tres
cosas que motivan a Juan, por un lado esta apunto de cumplir su sueño juvenil
vanidoso de tener su propio auto, saber que dice Lisa y conocer más a Norma.
Piense si Lisa me da una pequeña oportunidad, me olvido de Norma, y me espero a
que mi padre me compre el auto. Pero si Lisa no me da oportunidad, me quedo con
el Auto y la voy a intentar con Norma. “Su plan” es claro, fuera de
complejidades paro práctico.


Don Pablo
por su parte es un hombre muy prudente y no le pregunta más a Juan, sobre lo conversado
con si hijo anteriormente.


Es un día
Jueves, y el viernes es un día feriado, Juan tiene, pues, tiempo para pensar y
para preparar un buen poema y una buena declaración de Amor.


Ese mismo
día se va y se encierra en la biblioteca
de su padre, de la familia. Empieza a leer todo tipo de poesía. Quiere ser
original, pero quiere tener ideas de expertos para no defraudar a Lisa.


Juan en
verdad esta muy enamorado de Lisa, y
piensa será un amor real, o será solo una falsa ilusión o tal vez un capricho.
De todos modos lo deberá de intentar. Deberá de ver si sobre todo ella siente
lo mismo por él dado que es una duda que la esta atormentando.


La familia
de Lisa es muy religiosa los días domingos después de las actividades
deportivas se celebra en el pequeño valle una pequeña fiesta religiosa. Juan
cree que es la mejor oportunidad para él tratar de comunicarse con ella, tratar
de enviarle un pequeño recado.


La pequeña
Ermita, se viste de gala, casi como todos los domingos. Lisa junto a su padre y
a su madre, se dirigen hacia aquella
engalanada Iglesia, de campos, con estilo colonial y con una gran campana al
frente, y muy bellamente colgada de un orco de concreto que hace de aquella
Iglesia muy bella.


Juan a
preparado uno poemas de amor, mientras junto a otros amigos, disfruta de un hermoso día soleado, charlando
amenamente. Las actividades de la Iglesia, organizadas por el Sacristán de la de Ermita, van destinadas a los jóvenes
como a los niños.


Muchos
niños de diferentes bellas, y lugares aledaños se hacen presentes aquellas
actividades, se puede decir recreativas, peor con un gran contenido religioso
social.


Juan ve en
aquellos niños, travieso y casi inocentones, capaces de hacer cualquier cosa
por un “duro”, la formo de hacer llegar
un papel a Lisa.


José, muy
conocido por todos los lugareños como “Chepito” es uno de los niños más listo y
hasta cierto punto “pícaro”, de entre todos aquellos chicos. Juan y procurando
que sus otros amigos no lo vean, llama a “Chepito” y con disimulo, y casi en
forma de sobornación, “prematura” , le pregunta… Oye Chepito, quieres un Helado-
(Minuta), Minuta es un Helado de hielo
con jugo fuerte, el cual se puede pedir del sabor que se desea- le dice Juan…
Si, dice José, con uno ojos negros brillantes y llenos de picardía infantil.


-Bueno dice
Juan, pero antes me debes de hacer un encargo – Cual dice aquel traviese,
chico- debes de llevarle esta nota a la joven que te diga, pero sin que sus
padres se den cuanta. ¿De acuerdo?, se
afirman Juan. - ¡Entiende, le dice!
Chepito, ya un poco preocupado, dada que el refresco no sea “gratis”, como él
había creído. Solo mueve su cabeza en señal que sí ha entendido.


Las jóvenes
también tienen sus propias actividades, juegos, estudios etc. Lisa, junta a
unas amigas, se dirige hacia el vendedor de refrescos. Juan por su parte es la
oportunidad que espera. Al ver a Lisa dirigirse hacia el vendedor, le dice a
Chepito, bueno “Chamaco” es tu oportunidad…. Chepito, muy astuto llega donde
Lisa y le dice….. “Señorita este recado es del joven Juan para usted”. –
Gracias dice Lisa, guardando entre sus pechos el recado de Juan.


El día
pasa, como un torbellino. Y es que es así la vida, cuando somos felices el
tiempo pasa como agua, rápido, ni nos damos cuanta del recorrido del reloj,
pero cuando somos infelices o esperamos algo que gran ansiadas el tiempo parece
detenerse. Todo termina, en aquella pequeña pero ruidosa Ermita.


Juan se va
para su casa contento pero preocupado.
No sabe si Lisa le responderá, o no la hará, pero si lo hace también la
incertidumbre sí lo mandara el “demonio” o la dará una esperanza. Pero se
tranquiliza porque sabe que solo es de esperar y ver.


El tiempo ha pasado, dos semanas han pasado.
Juan ha tenido la oportunidad de hablar con Lisa, pero no ha habido respuesta
alguna. Juan se desespera.


A veces las
cosas en la vida se dan de pura casualidad, o tal vez lo que un día buscamos lo
encontramos en el momento menos esperado.


En el
Colegio Juan, tiene la oportunidad de salir más temprano que de costumbre dado
que habrá una conferencia especial entre
maestros, y la patronal, o sea los dueños del Colegio. En el Colegio donde
estudia Lisa, un colegio de niñas, también una Monja, de Bélgica daría una
conferencia, sobre los últimos avances pedagógicos en Europa.


Juan y Lisa
se ven en la parada de buses, solo y con el tiempo suficiente para hablar y
“ponerse de acuerdo”.


Juan a ver
a Lisa, ahí parada, sola como una diosa, linda como ninguna otra mejer que él
halla visto en su vida, se llena de cobardía, pero de valor a la misma, vez. Y
es que el Amor es extraño, y como dicen por ahí, el amor no es lo que planeamos
sentir, no sentimos lo que queremos, sino que sentimos sin querer y muchas
veces sentimos el Amor aun sin querer; así de complicado es el Amor. Nosotros
no somos capaces de dominar el Amor sino que éste nos domina. Cuantas veces
sentimos que el Amor duele, que lo que sentimos nos iré, no nos da
felicidad sino que infelicidad; ese
momento queremos, deseamos ya no sentir Amor, sacarlo de nuestro pecho como una
espina del calcañal. Pero no podemos porque el Amor ya esta muy dentro de
nosotros, muy dentro de nuestro corazón, como se dice románticamente.


Juan Parado
frente a Lisa, no sabe que decir, no sabe como empezar. No sabe como salir de
aquel laberinto lleno de preguntas sin respuestas, por lo que es peor, para él,
tal vez en su inconsciente anda huyendo de respuestas indeseadas.


Lisa muy
galante y amable, rompe aquel silencio de unos segundo y le dice- Hola Juan
como se encuentra? – Muy bien responde Juan, con un gran alivió. –Lindo poema
gracias, replica Lisa-.


Juan,
siente que las piernas lo traicionan. Siente cómo si se va a desmayar. ¿Qué
extraño, no, un joven mujeriego acobardado frente a un muy bella mujer de la
cual esta perdidamente enamorado. Con voz
entre cortada, pero segura, y haciendo un esfuerza casi sobre natural, trata de
serenarse. Juan le pregunta- y qué opina usted de lo demás?- Juan hace alusión
a una casi inusual en él, a una declaración de Amor por escrito.


Lisa es una
joven muy civilizada y a pasar de vivir
en el campo ha viajado a Costa Rica. Ella
toma el volar que a Juan le ha faltado, y tomando la incitaba le dice…. Creo
que debemos de esperar, si a caso, puede haber algo entre nosotros dado que
somos de dos mundos muy distintos, de
dos diferentes clases sociales
diferentes.


Juan siente
que se le va todo al traste. Y es que el padre de Juan, es de un partido en el
gobierno, de derecha, y el padre de Lisa, se dice que es un simpatizante de la
oposición y hasta de la izquierda más radical. Lisa sabe que en casa de Juan se
hospedan, hasta allegado al gobierno, amigos de la familia de Juan. Por su
parte el padre de Juan es un recalcitrante conservador, con mucha influencia en
la derecha que domina la pequeña nación.


Juan es un
joven “apático” a los asuntos políticos, pero no es tonto, y sabe muy bien que
su posposición social es más favorable que la de Lisa, y que posiblemente
también tenga interese políticos diferentes.



En verdad a
Juan, no le interesa los asuntos políticos, pero el amor es cosa de dos, y Lisa
también tiene que pensar igual. NO obstante, la idea de Lisa es clara, y ella
la ha dado a entender a Juan que no tiene interés en él.


Juan llega
a su casa destrozado, sin ánimos de hacer nada ni siquiera de comer o dormir, Lisa prácticamente lo mando, dulcemente al
Diablo. ¿Era para aquel joven tal vez la
dura experiencia de ser haber sido rechazado por una mujer,; seria su machismo
latino lo que más le ardía en lo más profundo o que el verdadero amor duele,
cuando no se es correspondido? En
definitiva el dolor es dolor, sea como sea y provenga de donde provenga................. tomado de la pagina 15.....
Dalton77
Dalton77

Cantidad de envíos : 3837
Fecha de inscripción : 19/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.